Tendencias

#TENDENCIAS La partida de un médico veterinario con vocación social: la historia de Gonzalo Oemick

Luis Felipe Caneo

30 de Mayo 2020

Hace algunos días una noticia nos estremecía a todos y especialmente a la zona sur-austral de nuestro país: el repentino fallecimiento del médico veterinario Gonzalo Oemick, dejando tras si mucho pesar por su repentina muerte. Quienes lo conocen lo recuerdan como un profesional apasionado en su trabajo y con un amplio compromiso social, participando en diversas instancias animalistas como fue el caso de nuestro medio epanews.cl.

Gonzalo estudió medicina veterinaria en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Austral de Chile, lugar donde no sólo se centró en la respectiva formación académica sino también en diversas causas sociales. Según recuerdan en su alma mater, “fue monitor de la Escuela de Talentos, Alta UACh; participó en grupos de  teatro; fue voluntario del Programa de Hipoterapia; y formó parte del Circo Lluvia, donde desarrolló una de sus grandes pasiones, el malabarismo”, indicó la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UACH en un escrito rememorando el paso de Gonzalo por dicha casa de estudio.

El año 2015 culminó su formación en la Universidad Austral de Chile y desde entonces su vida se dividió entre Santiago y Valdivia, hasta que finalmente el destino quiso llevarlo a la zona sur-austral de Chile a vivir y trabajar. Junto a su desempeño profesional, fue parte del Consejo Regional Aysén del Colegio Médico Veterinario y colaborador de la Fundación Patitas Patagónicas.

Recordando a Gonzalo

Las personas que tuvieron la oportunidad de conocer en profundidad a Gonzalo lo recuerdan como un ser apasionado y con una personalidad única, que cautivaba a todos.

Gonzalo era “un gran profesional comprometido con su trabajo y pacientes, en todo momento dispuesto a ayudar a quien lo necesitara. Siempre en busca de nuevos desafíos y de maneras de dar lo mejor de sí. Invaluable como amigo, presente en los buenos y malos momento, siempre preocupado de cultivar y hacer crecer los vínculos con las personas que lo rodeaban. Su partida nos deja a muchos con un vacío enorme en nuestras vidas. Lo recordaremos por su personalidad única, voluntad de fuego y por siempre decir lo que nadie más se atrevía a decir”, comentó a través de un comunicado Colmevet Aysén, describiendo el actuar de Gonzalo.

Por su parte, la médico veterinaria Natalia Castro, quién trabajó con Gonzalo, señaló en este sentido “para los que conocimos y compartimos con Gonzalo, han sido días muy tristes; dejó un vacío muy grande en nuestros corazones pero siempre lo recordaremos espontaneo, sincero, sonriente y con esa forma tan particular que tenía de ver la vida e inclusive la muerte. Siempre me pregunté de dónde sacaba toda esa energía que le caracterizaba y que hacía que se relacionara con muchas personas e instituciones, a donde sea que fuera, participando en un sinfín de actividades, todos ellos hoy lamentan su partida; admiré mucho siempre su energía y vocación como Médico Veterinario, la que desempeñó con mucha responsabilidad en varias de las ramas de esta hermosa profesión”, señaló Castro al respecto.

En definitiva, la partida de Gonzalo deja tras si tristeza por lo repentino del hecho, pero también admiración y mucho cariño por la entrega de el como profesional y persona en cada una de las actividades que desempeñó.

¡Hasta siempre Gonzalo¡

Producción: Ariel Martínez.

About the author

Luis Felipe Caneo

Luis Felipe Caneo