Mundo

#MUNDO Iris Zavala y la realidad animal peruana : “Se sanciona el maltrato animal individualmente, pero se permite el maltrato a nivel estatal”

Luis Felipe Caneo

Una de las características del mundo actual es la defensa de la protección de los animales en distintas latitudes del mundo, donde Perú no es la excepción. En aquel país se demanda, entre otros temas,  un sistema nacional de esterilizaciones y castraciones para perros y gatos, la abolición de las corridas de toro y la creación de leyes que tengan como eje central la protección integral de todos los animales.

En entrevista con EPA news, Iris Zavala, Directora Ejecutiva de la agrupación Bienestar y Defensa Animal, da cuenta del panorama de la protección animal en la nación incaica y los desafíos que se enfrentan en la temática. Nuestro punto de encuentro es el tradicional Parque Kennedy, en el turístico Distrito (comuna) de Miraflores  en la  ciudad de Lima, lugar que es famoso por los gatos que deambulan por el lugar y los cuales semana a semana son dados en adopción a familias responsables complementado por el ruido de un trasporte público caótico que no cesa de avanzar por el lugar.

Los inicios

– ¿Cómo comenzó Bienestar y  Defensa Animal?

“Nosotros comenzamos en la zona este de Lima, Lima es una ciudad muy grande y nosotros comenzamos en el Distrito de  San Juan de Lorrigancho y Chosica. Fuimos dos a tres personas que nos reunimos con la finalidad de hacer algo por los animales, porque sabíamos que había algunas agrupaciones en otros distritos, pero por la lejanía del nuestro decidimos que queríamos hacer algo por los animales que vivían en nuestra zona y área: cada uno de nosotros motivados por experiencias personales, en el caso mío porque había adoptado a una perrita de la calle que falleció de una enfermedad grave y eso me dejó muy dolida.

Entonces, en nombre de ella quise ayudar a los animales pensando a todos los que pueda y así encontré a otras personas con historias e inspiraciones distintas, coincidimos y decidimos ayudar a los animales de forma tradicional. Pensamos hacer un pequeño albergue y rescatar a los animales de la calle, eso sucedió en Marzo del año 2008, luego nos juntamos con otras personas y vimos otras agrupaciones donde cambiamos nuestro enfoque: a partir del 2010 decidimos que no podíamos ayudar a todos los animales de la calle, era muy limitado lo que podíamos hacer y comenzamos a hacer campañas de esterilización-castración a precios módicos. Nuestra primera campaña fue en enero del 2010 y más que hicimos mucha difusión y volanteo, fueron muy pocas personas y con esto fuimos la primera organización de hacer campañas abierta a la comunidad donde mucha gente ni siquiera sabía lo que era una esterilización o castración – pensaban que éramos malvados por quererle hacer a los animalitos todo eso-.

Nuestra labor fue tan fructífera, que terminamos trabajando en 5 distritos aledaños con pequeños sub grupos. Eso se hace hasta ahora, cada vez menos, hay muchas agrupaciones que hacen campañas en cada uno de sus distritos.

En la actualidad nuestro trabajo también implica el análisis de las leyes de nuestro país, el análisis del contexto de la situación de los animales – no únicamente perros y gatos sino de los animales de nuestra sociedad-. Nos concentramos no solamente en nuestro país sino como una cuestión histórica, el devenir de la humanidad y nos dedicamos con el grupo que ahora Bienestar y Defensa Animal pertenece que es la Coordinadora de Asociaciones de Derecho Animal, nos dedicamos a analizar y proponer además de hacer actividades de información tratando de avanzar un poco más en el conocimiento de lo que implica ser un aliado de los animales”.

Un panorama de la realidad animal peruana 

-En ese sentido, pensando desde una perspectiva general, ¿de qué manera describirías la realidad animal acá en Perú, pensando no sólo en perros y gatos sino como un conjunto?

“La realidad de los animales en general en Perú no difiere mucho de la realidad de los animales, en la mayoría de los países de Latino américa. Como conversábamos, en Perú todavía son legales las corridas de toro – es uno de los 8 países en el mundo que la permiten – y tenemos también otras tradiciones crueles como las peleas de gallo; en el caso de perros y gatos las ciudades enfrentan un tema de sobre población, que no puede ser contenida por los grupos por más acciones que realicen de rescate, esterilización y adopción porque siempre la reproducción es mucho más rápida que los esfuerzos de los activistas de las distintas agrupaciones.

En Perú, respecto al marco legal, tenemos la llamada Ley de Protección y Bienestar Animal, que es la 30407, la cual fue promulgada en Enero del 2016. Particularmente yo estoy más familiarizada con el tema de perros y gatos, porque es el tema que principalmente trabajamos en la organización y podemos decir que esta ley no es realmente favorable: por ejemplo, una de las excepciones es que esta ley, a pesar de decir que protege a los animales, por consideraciones culturales si permite las corridas de toro y las peleas de gallo.

Lo que necesitamos es que las autoridades tomen las acciones para controlar este tema, porque si se trata de una cuestión de salud pública. Si no queremos verlo por el lado del sufrimiento animal y de la situación desfavorable de los animales, tiene estas dos aristas: la salud pública y el sufrimiento animal. Sin embargo, esta Ley de Protección no establece ningún tipo de medida que permita que los entes estatales realicen programas de control de perros y gatos a través de esterilizaciones y castraciones, esta ley únicamente sanciona el maltrato animal en particulares, o sea, si alguien maltrato a su perro o golpeó a un gato con penas que no involucran encarcelamiento por el número de años involucrados lo que se traduce en que el agresor no debe cumplir cárcel efectiva”.

– ¿Son penas remitidas, tal como sucede con Chile?

“Se llama prisión suspendida, cuando no son más de 5 años la persona puede seguir en libertad y debe firmar un documento. Además, que todavía son poquísimos los casos que sabemos que hayan recibido esta sanción, en realidad esto sigue siendo aceptado y no sancionado.

Lo más lamentable es que esta Ley, en uno de sus artículos, autoriza al Ministerio de Salud a recoger a cualquier animal que esté en la calle por cuestiones de salud pública. Y en la práctica esto se ha reflejado en capturas y matanzas de animales, sin que nosotros los activistas podamos oponernos porque está en la ley: o sea, el Ministerio de Salud está facultado para esto y para nosotros es algo sumamente contradictorio en cuanto a que se sanciona supuestamente el maltrato individual y se permita y avale el maltrato al nivel del Estado sin solucionar absolutamente nada – porque sabemos que el recojo y la matanza aparte de no ser ético no es efectivo para controlar a la población-“.

-Tenemos la Ley de Protección Animal que fue aprobada el año 2016, ¿qué otras normativas regulan la protección animal en Perú?

“Como protección en sí, la única que tiene tal nombre es la 30407, que es la que me estás mencionando. Luego existen otras normas, como por ejemplo tenemos la del régimen jurídico de canes – se refiere fundamentalmente a perros de razas potencialmente peligrosas- y la que se complementan muy bien con esta Ley; no podemos llamarla de ninguna forma legislación de protección animal.

Igualmente, a partir de la tramitación legislativa de esta ley 30407 que rige a nivel nacional, todas las Municipalidades están obligadas a emitir ordenanzas principalmente en relación a los animales llamados domésticos como perros y gatos. Pero, ninguna de esas podría ser llamada una normativa de protección porque son normativas de cómo tener a un animal saludable, tenerlo dentro del domicilio, las sanciones si es que ataca a alguien y entonces no son medidas que realmente favorezcan a los animales: se centran en regular su tenencia”.

Los dilemas del término de Tenencia Responsable 

Conversábamos, antes de esta entrevista, precisamente el dilema que conlleva el uso del término de Tenencia Responsable en cuanto a que el Estado pasa a un rol más secundario y se le da toda la responsabilidad al propietario del animal. Esto, sin tomar en cuenta las problemáticas sociales que enfrenta ese humano como, por ejemplo, la no disponibilidad de recursos para su comida o esterilización, ¿qué piensas de ese punto?

“Hace un tiempo pensábamos que el concepto de Tenencia Responsable era bastante adecuado, porque así las personas se iban a hacer cargo de los animales que tienen y evitar su reproducción indeseada.

Pensábamos que esa era la solución, para evitar que perros y gatos estuvieran pasando malas condiciones en las calles; sin embargo, haciendo un análisis más profundo del concepto y conversando con especialistas de otras áreas caemos en cuenta que la Tenencia Responsable es un término que busca individualizar la responsabilidad de un problema social -que es la sobre población de perros y gatos e incluso histórico porque sabemos que hace siglos esos animales han vivido con las comunidades humanas-.

Individualizar y hacer únicamente esto como una responsabilidad de los individuos es lo que se hace a través de la Tenencia Responsable, cuando en realidad y debido a la magnitud del tema – donde está en juego la salud pública y, obviamente, el bienestar de los animales, aunque para muchos Gobiernos esto último no sea lo principal-, se necesita de un programa nacional de esterilizaciones para el control de la reproducción de perros y gatos. Debe ser un programa que sea extendido, constante, gratuito en muchos casos – porque en nuestros países con tanta pobreza no les podemos exigir a las personas, que acogen buenamente a un animal lo lleven al veterinario y que le paguen una esterilización. Porque son personas que a veces no tienen ni siquiera para cubrir sus necesidades básicas-.

Bienestar y Defensa Animal en una de sus tantas actividades, aportando a la construcción de un mundo más amable con todos los animales

Entonces, si se quiere solucionar este problema de verdad necesitamos una actuación a nivel macro, a nivel del Estado. En nuestro país esto se ve dificultado, porque los organismos encargados de las enfermedades de transmisión están encabezados por médicos veterinarios: ellos están contra, de forma abierta, de los programas de esterilización y castración porque dicen que es una incumbencia en su ámbito, cosa que no es cierta porque si aplicamos lo mismo de la lógica de las personas podríamos decir que no podría haber hospitales o postas públicas gratuitas porque estamos afectando los intereses de quienes tienen una clínica privada y no es así.

El Colegio Médico Veterinario ha entablado juicios contra veterinarias municipales, por ejemplo acá cerca en el Distrito de Surquillo hubo una regidora que era activista e implementó un sistema en la clínica dónde se hacían esterilizaciones gratuitas para perros y gatos del distrito al igual que en Ventanillas que es una zona muy populosa y en Los Olivos también se desarrolló un sistema similar implementada bajo el prisma del presupuesto participativo – la de los Olivos fue denunciada por competencia desleal, el Colegio Veterinario lo denunció por eso y lograron cerrarla. Claramente no es una competencia desleal, porque era una veterinaria que daba servicios a precios muy bajos enfocándose en esterilizaciones y castraciones –”.

Los desafíos futuros

-Finalmente, a tu juicio ¿cuáles deberían ser los pasos que se deberían dar en Perú, pensando en la protección de los animales?

“Es una pregunta bastante complicada, porque sabemos que este tema tiene muchas aristas. Yo creo que como activistas nos tenemos que informar, creo que sería una de las primeras cosas que deberíamos hacer: ver que es muy bueno y necesario auxiliar a los animales que están en una mala situación, pero también parte de esta tarea es informarnos y ver de qué otras formas y maneras podemos llegar a los estamentos más altos de las autoridades para presionar que se hagan leyes, medidas, programas e iniciativas que verdaderamente beneficien a los animales.

También tratar remover por el camino los obstáculos que existen, porque existen intereses creados y además sobre la realidad que no solamente los gatos y perros experimentan sino, también, los otros animales en otros países y ver las medidas que se han implementado pensando que quizás sirvan como modelo. Esto para seguir presionando y donde cada día podamos construir una sociedad más respetuosa de los animales”. 

About the author

Luis Felipe Caneo

Luis Felipe Caneo