Tendencias Valparaíso

#TENDENCIAS La historia del emporio vegano, que se la juega por el Santuario Clafira y sus animales

Luis Felipe Caneo

Hace ya varios años, cuando hablamos de veganismo y rescate de los llamados animales mayores, uno de los lugares que se nos viene a la mente es el Santuario Clafira, ubicado en la comuna de Limache, Región de Valparaíso. La iniciativa fue fundada por Carla Correa Jiménez, quién junto a su pareja Gabriel Madrid y el apoyo de una decena de personas, se la juegan por sacar adelante este refugio que alberga a más de 160 animales mayores o de granja, como caballos, vacas, chanchos o cerdos.

En este contexto, uno de los grandes desafíos, més a mes, es reunir los recursos necesarios destinado a alimentación de los animales, gastos veterinarios y otros items necesarios para el funcionamiento del Santuario. Pensando en aquello, surgió la idea de fundar el Emporio Clafira, situado en Freire 906, Quilpué, hace ya cuatro años.

La venta de productos veganos no sólo pensando en los recursos necesarios para el Santuario sino, también, generar un mundo con mayor empatía animal fue una actividad que Carla  hacía desde los comienzos de la iniciativa ubicada en Limache.

Carla Correa, fundadora del Santuario Clafira

“Quería una marca de embutidos veganos, después de una fonda, y dije pucha todo lo que me costó a mí encontrarla para la fonda, ¿por qué no empezar a venderla?. Llamaba, llamaba y nunca me contestaban, era una empresa del sur y me contestó una abuelita, que dijo si mi hijo las produce, dije una empresa familiar y comencé a trabajar con ellos”, rememora Carla Correa, en entrevista con EPA news, respecto a los inicios de lo que más tarde se transformó en el Emporio Clafira.

El lugar de las ventas eran las distintas estaciones del Metro, donde ciertos días a la semana Carla recorría de Limache a Valparaíso haciendo las entregas de los productos.

“Eso lo hacía cuando vivía en Quilpué, el Santuario ya estaba en formación, pero mis papás vivían allá. Después me fui a vivir a Limache, al antiguo Santuario, ahí tenía una congeladora grande y después me pude comprar mi propia congeladora, almacenaba todo e iba a entregar al Metro, pero después no fue posible porque me cambié más lejos y ahí instalé los congeladores dónde mi mamá, de Quilpué”, acotó Carla.

Ante aquello, la forma de trabajo se complicó un poco, como recuerda Carla, pues trasladarse todos los días de Limache a Quilpué no era fácil y muchas veces los tiempos no cuadraban para alcanzar hacer todas las tareas que conlleva cuidar a 160 animales, como es alimentarlos, limpiar sus corrales y observar su estado de salud.

“Dejamos las entregas de lado y le dije a mí mamá si alguien viene a comprar, estos son los precios. Era la única forma y bajaron las ventas, porque la gente es bastante cómoda y no quería ir a Quilpué desde Viña u otro punto”, explicó Correa y por lo cual, luego de meditarlo ampliamente, decidieron instalarse con un local propio.

La inauguración de ese local fue el 14 de febrero del año 2016, en el cual el reciclaje de materiales fue la lógica ocupada para la habilitación de la instancia.

“Mucho de los materiales que ocupamos en los corrales del Santuario, se utilizó en el mismo emporio, nada comprado. Lo único que se compró fu unos vidrios, inauguramos y hemos ido creciendo paulatinamente”, indicó Correa, agregando que uno de los próximos proyectos es inaugurar un restaurante vegano en la zona.

Los visitantes podrán encontrar, entre otros productos, embutidos y quesos vegetales y hamburguesas.

“La lógica aquí es que todo va para los animales del Santuario, ese es el centro. Yo siempre trato de comprar en emprendimientos de gente que rescata animales, porque sé lo que cuesta, me da rabia cuando la gente dice prefiero comprarlo en el supermercado y no en un emprendimiento para ayudar “, señaló Carla Correa.

Si bien uno de los objetivos principales es ayudar a reunir recursos para los animales del Santuario, precisa Correa, también la idea es difundir el veganismo y un mensaje de mayor empatía con los animales.

“Queremos difundir aún más el veganismo, aparte de generar las ganancias para recaudar fondos. Queremos que la gente entienda que de aquí para adelante el futuro es vegano, que la gente vea todas las alternativas que hay y de esa forma va a poder dejar de consumir y maltratar animales”, dijo Carla Correa al respecto.

Cabe señalar que el Emporio Clafira funciona de lunes a sábado en el siguiente horario: lunes-viernes entre las 11: 00 y 14: 30 hrs, luego de las 17 a 20: 30 hrs, los sábados de 12 a 19: 30 hrs.

Ayuda a Santuario Clafira seguir ayudando a los animales, a través de su emporio. Esa es la invitación que te hacemos en esta ocasión.

#VALPARAISO El Santuario Tía Clafira y su lucha por un mundo mejor para los animales

About the author

Luis Felipe Caneo

Luis Felipe Caneo