Otros Zona de Opinión

#EDITORIAL ¿El Gobierno de Piñera ha cumplido con su llamada agenda animal?

EPA news
Written by EPA news

En el contexto de la segunda cuenta pública del Gobierno de Sebastián Piñera, la que se realizará la noche de este sábado 1 de junio, la pregunta que surge es ¿ha cumplido con los compromisos de la llamada agenda animal, que presentó cuando era candidato?. Interrogante que nos invita a reflexionar en torno a la protección de los animales, desde la perspectiva de política pública y accionar del Ejecutivo en la materia.

Las propuestas del entonces abanderado de la centro derecha eran: transformar el Zoológico Nacional en un Eco parque, implementación de Ley Tenencia Responsable y plan “Mascota protegida”, cambiar la categoría jurídica de los animales a seres sintientes e impulsar una agenda legislativa pro animal, reemplazar a los animales que son utilizados en la tracción a sangre y creación de consultorios veterinarios populares y la revisión de las normativas de las actividades en que participan animales para adecuar éstas a los niveles de bienestar animal exigidos actualmente.

Haciendo un balance de la implementación de la llamada agenda animal en el Gobierno de Piñera, podemos señalar que si bien hay avances importantes en lo relativo a la implementación de la Ley de Tenencia Responsable 21.020 , no se han visto avances importantes en otras materias, como es el caso del fin de la tracción a sangre y su remplazo por un sistema mecánico o un pronunciamiento relacionado con la necesidad de cambiar el estatus jurídico de los animales.

Tras un errático comienzo de la implementación de la ley de Tenencia Responsable bajo el Gobierno de Bachelet, marcado por unos borradores de reglamentos que no se ajustaban a derecho y contenía medidas perjudiciales para los animales y las personas como fue el caso del metraje, se observó un interés por parte de la administración de Piñera de enmendar el rumbo y trabajar en la redacción de los reglamentos en pos de los animales. Un hecho que fue de la mano con el ingreso al equipo del  Programa Nacional de Tenencia Responsable de personas con experiencia en terreno y amplia formación profesional que están contribuyendo al desarrollo de una política pública que busca  el bienestar de los animales, a diferencia de cierto personaje que cuando estuvo en la administración pública no hizo mayor acción a favor de los animales y hoy se dedica a hablar de que “tenemos la mejor ley de protección animal del mundo” en cada actividad pro animal que va, además de criticar sin aportar mucho a la solución de las problemáticas que se presentan.

Si bien a la fecha todavía contamos con uno de los dos reglamentos concernientes a la ley, faltando el del Ministerio de Salud que se encuentra en la Contraloría General de la República a la espera de la toma de razón, se ha visto de parte del Gobierno de Piñera un interés en la implementación de la Ley 21.020. Esto expresado en la continuidad del PTRAC, dependiente de la SUBDERE, y la convocatoria de los fondos concursables, nacidos a partir de la normativa, donde un total de 39 organizaciones están desarrollando distintos proyectos de fomento de la tenencia responsable a lo largo del país.

El punto criticable de la implementación de la Ley 21.020, dice relación con el Registro Nacional de Animales de Compañia, una de las medidas concernientes a la ley promulgada el año 2017. La entrega de información de dicho proceso  fue confusa y muchas veces más enfocada desde las sanciones que de la necesidad de generar un cambio cultural importante, en relación a los animales, lo cual generó temor en la gente, lo cual dio como resultado el abandono de los animales en ocasiones; felizmente, durante el último tiempo, se ha visto un cambio en la estrategia comunicacional desplegada por PTRAC y la cual se caracteriza por ser más cercana a las personas, cuestión que se agradece.

Asimismo, otro punto positivo, nacido desde el PTRAC, tiene que ver con el desarrollo de la iniciativa que busca que la mayor cantidad de municipios a lo largo del país cuenten con un veterinario, el cual preste servicios básicos  a la comunidad gratis o un costo bajo. Acción que vale la pena destacar, sin embargo se anhela la concreción de los hospitales veterinarios populares a lo largo del país, lo cual sería una importante herramienta de ayuda no sólo a los rescatistas sino, también, para muchas familias que no tienen los recursos necesarios para que sus compañeros peludos cuenten con las atenciones veterinarias correspondientes.

Respecto a la transformación del Zoológico Nacional en un eco parque, si bien se verbalizó dicha medida en la cuenta pública del Mandatario del año pasado dando cuenta que aumentará el espacio del recinto de animales para que estos cuenten con más espacio, la iniciativa se encuentra en etapa de inicio del proceso de construcciones para cumplir con lo prometido por el Gobierno de Piñera. Sin embargo, no se ha profundizado mayormente, de parte del Ejecutivo, en cuanto a la forma y etapas que se realizará esta reconversión del Zoo a un eco parque, lo cual hace temer que pueda verse reducido todo a un aumento de las jaulas de los animales en el lugar y no se registre mayores cambios en la temática.

En cuanto a las otras medidas, como la agenda legislativa pro animal o el impulsar el fin de la tracción a sangre, hasta el momento su desarrollo solamente se limita al discurso y el documento, nada más.

Bajo este contexto, el desafío que nos queda como movimiento de la protección animal es tener un rol activo, en el cual nos posicionemos como un actor capaz de manejar el lenguaje de las emociones y técnico e impulsar que las autoridades vayan concretando sus compromisos por los animales. No basta sólo con una marcha por la Alameda y sacarse la respectiva selfie para subirla a las redes sociales, se le debe dar un sentido al trabajo pro animal y así lograremos no sólo el posicionamiento de nuestras demandas sino, también, la concreción de las mismas.

About the author

EPA news

EPA news