Mirada Nacional Región Metropolitana

#SANTIAGO El incierto futuro de PROANI y su refugio, tras ser pedido el inmueble entregado vía comodato por la M. de San Miguel

Luis Felipe Caneo

9 de Junio 2019 

Hace ya un tiempo la Municipalidad de San Miguel le había entregado en comodato una casa a la agrupación PROANI, con el fin de que pudieran constituir allí un refugio que pudiera albergar a los canes rescatados hasta que encontraran un hogar. Actualmente en el lugar habitan alrededor de 25 perros, quienes tienen un futuro incierto hasta el momento tras el pedido del Gobierno Comunal de entregar el inmueble dado en comodato. 

La noticia les fue comunicada a PROANI, según precisan a través de un comunicado, el pasado 10 de abril por parte de la Municipalidad de San Miguel. 

De acuerdo a la organización, “la Municipalidad nos notificó que debemos desocupar nuestro refugio  y en caso de no cumplirlo, nos quitaran a nuestros 25  perros y los dejarán en higiene ambiental (donde sabemos que no poseen los cuidados y comodidades necesarias). Sabíamos de nuestro fin de comodato del 31 de junio del 2019 , desde entonces hemos buscado lugar donde irnos, pero créannos que nos ha sido imposible encontrar algún arriendo que se ajuste a nuestro presupuesto”, comentó PROANI mediante un comunicado de prensa. 

En este sentido, acotó la agrupación, “es muy penoso saber que prestando un servicio voluntario a nuestra comuna hemos sido presionados sintiéndonos acorralados para firmar un documento en el cual se nos pedía dejar dicha propiedad en pocas semanas, plazo que si no cumplimos nuestros perritos deberían ser entregados al cuidado de Higiene Ambiental, departamento del cual sabemos existe muy mala referencia por los malos tratos entregados a los animales que se encuentran en pequeñas jaulas, donde permanecen día y noche comiendo, defecando y durmiendo en el mismo lugar. Cabe destacar que nunca hemos tenido la intención de molestar o alterar el diario vivir de los vecinos”, indicó PROANI en el escrito. 

Una de las problemáticas que ha tenido PROANI con el refugio son los ladridos de los perros, por los cuales los habitantes de un edificio cercano presentaron reclamos formales a la Municipalidad e incluso, denuncian los animalistas, voluntarios y activistas han sido insultados y hostigados cuando están trabajando o paseando a los animales. “A lo mejor nos hubiese gustado que ellos se hubiesen hecho parte de esta noble misión, empatizando con nuestra situación y trabajo, teniendo la disposición para dialogar con nosotros”, comentan al respecto desde PROANI. 

Actualmente todavía están en la propiedad, peleando judicialmente con la esperanza de que pueda extenderse por un tiempo el comodato hasta encontrar un lugar digno donde trasladarse con todos los animales. Una historia con un futuro incierto que, en definitiva, todavía no escribe su capítulo final. 

Producción: Osvaldo Durán C. 

About the author

Luis Felipe Caneo

Luis Felipe Caneo