Punto Legal

#PUNTOLEGAL Juez determina que Ramba “no es una mercancía”, rechazando el cobro que el Estado Brasileño quería hacerle al Santuario por llegada del elefante

Luis Felipe Caneo

30 de Octubre 2019

Durante la jornada de este lunes, el juez Leonísio Salles de Abreu Junior, del primer Tribunal Civil en Chapada dos Guimarães, decidió rechazar el cobro del impuesto, por parte del gobierno de ese Estado al Santuario de Elefantes de Brasil por el arribo de Ramba al lugar. Cabe señalar que dicho impuesto, llamado ICMS, ascendía a la suma de 13.000 dólares y se refería a la importación de bienes a la nación. 

La argumentación del juez se centró en que Ramba no fue adquirida como tampoco es parte patrimonial del Santuario de Elefantes sino, explica la decisión judicial, acogida por la organización bajo una lógica de rescate animal. Definió a Ramba como una huésped en búsqueda de un nuevo lugar para vivir, lejos del sufrimiento y maltrato animal que debió soportar por años cuando era parte del Circo Los Tachuelas.

Cabe señalar que la decisión judicial es relevante, pues el juez reconoció en su fallo a los animales como seres sintientes. Es decir, seres que tienen sentimientos en su actuar diario.

Ramba día a día sigue disfrutando su estancia en el Santuario de Elefantes, donde ha interactuado sin problemas con Rana y Maia, las otras dos elefantas rescatadas que habitan el lugar. Allí los tres animales se dan sus merecidos baños de barro y arena, disfrutando la libertad y protección que todo animal merece. 

Es importante comentar que la historia de Ramba  comenzó  a escribirse a mediados de 1997, cuando esta llega a Chile proveniente de Mendoza, siendo internada  por el empresario Eduardo Val. Ese mismo año el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) decomiso a Ramba, pues su contrato de compra venta no respondía a los requerimientos que exige la Convención CITES.

Pese a múltiples apelaciones de Maluenda para tratar de acreditar la propiedad de Ramba a lo largo de muchos años, el SAG confirmó el decomiso del año 1997 y posteriormente un juez el 2011 decretó el traslado de Ramba a un lugar especialmente acondicionado en el Parque Zafari de Rancagua, al cual no puede acceder el público. Lo anterior se concretó los primeros días del 2012, lugar en que día a día recibió los cuidados y atenciones veterinarias que todo animal merece, a través de una labor coordinada por la ONG Ecopolis Chile, hasta su traslado al Santuario de Elefantes.

#MUNDO Ramba y Rana, dos animales rescatados, más unidos que nunca en el Santuario de Elefantes

About the author

Luis Felipe Caneo

Luis Felipe Caneo