Tendencias

#TENDENCIAS La historia de Gianina, una peruana que regresó a su país y se llevó a sus animales adoptados en Chile

Luis Felipe Caneo

7 de Octubre 2019

“Uno planifica y Dios dispone” es uno de los tantos dichos que suelen decir nuestros mayores, para dar cuenta de las vicisitudes de la vida en el día a día. Eso fue lo que aconteció con Gianina Ríos, una peruana que vivió un tiempo en Chile y entre sus planes estaba viajar con sus dos canes: sin embargo, un can que se cruzó en el camino cambio el curso del destino, decidiendo sumarlo como un miembro más de la familia. El animal rescatado ahora viaja a la tierra de Gianina.

“Cuando llegue a Chile no estaba en mis planes adoptar o recoger, porque yo viajaba con mis dos perros.  Pero Flaca, más conocida como Salchi, se cruzó en mi camino -estaba en celo y con una jauría de perros que la mordía, fue ahí que mi corazón no me dejo seguir de largo y la rescaté-. Mientras caminaba con ella cargada, pensaba lo complicado que sería porque no estaba en mi país, y no tenía red de apoyo animalista, pero aún así seguí caminando con ella y me repetía no puedo dejarla, mientras que lloraba de impotencia por la situación”, recuerda Gianina Ríos, en entrevista con EPA news.

Tras rescatar a Salchi, Gianina comenzó a buscar ayuda para el animal, un proceso, recuerda, nada de fácil.

“Lo primero que hice fue ir al canil municipal de Ñuñoa para que me orienten,  pero no recibí casi ayuda.  Hasta me dijeron que para que la había recogido,  que ellos no recibían perros;  así que después que me cerraron las puertas y por orientación de otras personas la esterilicé, vacuné y empecé a buscarle hogar. En el ínter tanto nos dimos cuenta que tenía carácter difícil, no sabía socializar con perros y la teníamos separada de mis otros dos perros, así que le pusimos etologo, pero no mejoró:  sus avances eran lentos, así que fue ahí que con mi esposo decidimos adoptarla  de forma definitiva”, acotó Ríos.

El retorno al Perú 

Por circunstancias de la vida, Gianina y su esposo decidieron retornar a Perú, cuestión que hicieron hace algunos días. A diferencia de otras personas, el matrimonio apostó por sus animales y se los llevó a todos al nuevo hogar en tierras incaicas.

“Desde el momento que decidimos quedárnosla, sabíamos que podría ser que nos fuéramos de Chile, y que teníamos que considerarla en la mudanza porque ya no serían 2 perros sino 3, así que desde el día cero que conversamos con mi esposo empezamos a tomar las medidas necesarias en caso de mudanza, ósea caja de transporte, aumentar el ahorro de mudanza de perros, etc. El proceso logísticos para ella no es difícil, porque al ser mestiza no es problema, en cambio mis otros dos perros son considerados razas  peligrosas así que viajan como carga, con los resguardos necesarios”, comentó Gianina al respecto.

La motivación de viajar con sus animales, expresa Ríos, es que simplemente la familia no se abandona.

“La  familia nunca se le abandona: yo miro a mis perros como se alegran al verme o la ansiedad que les da cuando nos separamos un tiempo, y es ahí donde no puedo ni imaginar lo que sería para ellos el abandonarlos, creo que se morirían de pena. La gente para liberar su conciencia quieren creer que los perros no sienten o no entienden, pero eso no es así. El perro no necesita otra cosa que no sea su familia: cuando uno decide tener una mascota en la casa debe pensarlo súper bien, porque no es opción ir abandonándolos a su suerte porque hay cambios en la casa. Si tengo que mudarme 500 veces más siempre será con ellos, no hay opción a que se queden lejos de nosotros”, manifestó Gianina Ríos.

En definitiva, el caso de Gianina nos demuestra un ejemplo de responsabilidad y empatía animal. Se la jugó por un can que necesitaba ayuda, a pesar de no estar en su país, y la hizo parte de su familia.

About the author

Luis Felipe Caneo

Luis Felipe Caneo