Otros Salud Zona perros

#SALUD El cáncer en los perros y las claves del proceso para comprender la enfermedad

Luis Felipe Caneo

4 de Enero 2020

Al igual que los seres humanos, los perros también pueden verse afectados por diversos tipos de cánceres y los cuales, según diversos estudios realizados, constituyen una de las principales causas de muertes de los canes. A causa de lo anterior es clave comprender no sólo las causas que originan el cáncer sino, también, como se desarrolla dicha enfermedad y los tratamientos que se pueden aplicar.

En entrevista con epanews.cl, el médico veterinario Carlos González, especialista en patología y miembro del Colegio Médico Veterinario (COLMEVET), da cuenta del significado del cáncer y sus implicancias. Cabe señalar que González es, además, el Director de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Andrés Bello.

-Partamos por lo básico, ¿a qué aludimos cuando hablamos de cáncer en los animales? y ¿cuáles son los elementos que lo originan?

“El cáncer con los animales es la misma situación que ocurre con el cáncer en el hombre, es una alteración de células que tiene una base genética. Esto lleva a que estas células pierdan el control en el crecimiento, con lo cual comienzan a proliferar y se generan alteraciones en el organismo que puede potencialmente conducir a la muerte de ese individuo.

Entonces, es muy parecido a lo que ocurre con el hombre, o sea, el cáncer es lo mismo conceptualmente, fisiológicamente y etiológicamente respecto a las causas que generan cáncer en el hombre, también, pueden producir cáncer en los animales. Son los mismos elementos, porque al final el cáncer es una alteración del material genético de la célula: ese material genético, tanto en animales como en el hombre, está sujeto a daños por causa de los mismos elementos y los cuales muchas veces son ambientales”.

-En ese sentido, ¿podríamos profundizar un poco en los elementos que originan el cáncer, los cuales usted mencionaba?. 

“Hay elementos que pueden ser ambientales y otros que pueden ser las reacciones lumínicas o elementos físicos como son las radiaciones x, las cuales se utilizan para diagnóstico. Son elementos que pueden producir daño genético y generar cáncer, pero también hay elementos químicos que pueden inducir el cáncer y también elementos biológicos -hay virus, bacterias que pueden inducir cáncer. Algunos son comunes para el hombre y los animales, pero otros son muy específicos-.

También, por ejemplo, la radiación asociada a los rayos ultra violeta producen un problema tanto en el hombre como los animales. Es muy común el cáncer de piel, tanto en el hombre como en los animales.

Hay muchos cánceres que son comunes en el hombre y el animal, eso ha hecho que muchas veces el cáncer en animales haya constituido un modelo de estudio para buscar soluciones diagnósticas y terapéuticas para el cáncer en el hombre. Esto porque los animales viven un tiempo de vida más corto, entonces es mucho más factible de estudiar en un rango de tiempo menor: el cáncer prostático en el hombre puede extenderse por un rango de 5 años, tiempo que va desde que se expresa en el tejido hasta su cuadro clínico. En el ratón se demora 60 días, con todas las manifestaciones clínicas involucradas como es el caso de la metástasis, por lo cual se puede estudiar de una forma mucho más rápida y ver soluciones tanto diagnósticas como terapéuticas”.

-De acuerdo a diversos estudios, los perros son los mamíferos que han expresado más episodios de cáncer. ¿por qué sucede eso a su juicio?

“Porque tienen un período de vida largo y, por lo cual, los expone a más tiempo a los elementos cancerígenos. También comparte con el hombre todos los elementos que son cancerígenos – tanto ambientales, como químicos y biológicos-, entonces el perro tiene casi todos los tipos de tumores que tiene el hombre y además tiene otros que son propios y no se dan en el hombre: si tú piensas en todos los cánceres principales que tiene el hombre, todos lo tienen el perro. El cáncer mamario se da en las mujeres y es terriblemente común el cáncer mamario en perras, esto por el hecho de que en Chile no hacemos muy frecuentemente castraciones en las perras y si se hacen son tardíamente.

A diferencia de otros países como Estados Unidos, donde tienen programas mucho más efectivo en esterilizaciones, es poco común encontrar perras con cáncer mamario y lo cual no pasa en Chile. Por otro lado, en el caso de los hombres y los perros vemos cáncer testicular, es algo bastante común.

Respecto al cáncer prostático, es bastante raro y en el hombre mucho más común. En ellos se dan dos tipos de cáncer prostático, uno de ellos es muy poco frecuente y muy agresivo, precisamente ese se da en el perro: por tanto, el cáncer prostático en el perro es poco frecuente, pero muy raro”.

-¿ Qué tipo de perro o raza es más propenso a que desarrolle cáncer?

“Cómo el cáncer tiene una base genética, es decir, puede ocurrir por una alteración genética y la cual puede generarse por factores ambientales, elementos químicos y biológicos que afectan la vida del individuo. Pero, también puede ocurrir que esas alteraciones genéticas las herede y por lo cual, al hablar de cáncer no lo asociamos a una alteración del material genético sino que a muchas: a causa de aquello, cuando un individuo tiene cáncer es porque las heredó y otros factores los fue adquiriendo a lo largo de su vida. Hay algunas personas que tienen mucho más riesgo de tener cáncer, porque han heredado muchas alteraciones genéticas a diferencia de otras que a lo mejor que no, cuestión que se repite en el perro.

El perro puede tener cáncer por factores ambientales como también por causas hereditarias, donde en el caso de la selección de razas hay una carga genética que en algunos casos pueden manifestar mayor cantidad de alteraciones. Por ejemplo, el bóxer, que es una raza que tiene muchísimo cáncer especialmente de piel.

También, en Chile hay mucho cáncer en ovejeros alemanes y, en consecuencia, hay ciertas razas que pueden ser propensos a tener cáncer porque hay más de ese tipo en el país. Hay mayor tendencia en el caso de los perros de raza  tener cáncer, a causa de la carga genética y, entonces, pueden tener el doble de posibilidades de tener cáncer respecto a los canes que no son de raza: los perros mestizos tienen mucho menos riesgos de tener neoplasia maligna y generalmente poseen neoplasia benigna”.

-Esa comparación que usted alude, se refiere a que el perro mestizo tiene menos posibilidades de cáncer porque, en definitiva, no hubo un cruce genético.

“Claro, porque tienen un material genético mucho menos combinado, en las razas el material genético se combina, se selecciona y muchos elementos que se eliminan. Los animales que se mueven dentro del mismo repertorio genético, se van a ir repitiendo muchas de las mismas fallas y se van perpetuando”.

-Si bien lo abordamos tangencialmente hace unos minutos, creemos que es interesante profundizar en los cánceres más frecuentes en los perros. De acuerdo a lo que hemos podido indagar, los cánceres más frecuentes son cáncer de mama o útero, cáncer de piel, osteosarcoma o cáncer de hueso y linfoma, ¿podría profundizar ese punto?

“Efectivamente, el cáncer de piel en animales es el cáncer más frecuente.

Hay cánceres que son muy comunes en el hombre como el carcinoma de escamoso, que es un carcinoma de piel, asociado a las radiaciones ultra violeta, que también es importante en el gato y en cualquier animal, o sea, el cáncer escamoso por radiaciones ultravioleta se da en animales silvestres y domésticos. Y en el perro, también, es importante.

Pero, hay otros cánceres de piel, asociado a radiaciones, como es el caso del melanoma y que no es tan común como el cáncer escamoso. Es un tumor que es muy agresivo en el animal y expresa un comportamiento muy similar a lo acaecido en el hombre: el melanoma, que es un tumor de piel y de mucosa, se da también en la boca, tanto en el perro como en el hombre; estos cánceres obedecen a tratamientos de inmunoterapias, abarcando tanto a los hombres como los animales.

En los perros vemos el mastocitoma, cáncer que se da por  tumores en un tipo de células llamadas mastocitos,   se da especialmente en la raza bóxer y vemos una cantidad impresionante de ese tipo de tumores.

Tenemos un laboratorio privado, donde hacemos mucho diagnóstico por biopsia, de los cuales un 70%-80% de las muestras abordadas es de tumores de piel; pero también, vemos los mismos que mencionaron, como es el caso de los linfomas – que son muy frecuentes en los perros y los gatos, por supuesto-; los tumores óseos que representa alrededor de un 10% si lo comparamos con el cáncer de la piel, donde los tumores óseos tienen un comportamiento muy parecido al del hombre -en cuanto a los tipos y respuestas del tratamiento.

Básicamente son los tumores que tú mencionaste en la formulación de la pregunta, quizás acá en Chile haya ido cambiando un poco. Nosotros tenemos mucho tumor que es venéreo transmisible, donde los animales se trasmiten las células: es un tumor raro porque ningún tumor se transmite, por concepto no son trasplantable. Pero, vemos un tumor que está presente en el perro y sus células se pueden trasmitir de un ejemplar a otro a través del acto sexual – el tumor posee una condición venérea- o cuando se olfatean los genitales y está muy asociado a pobreza, perros vagos y malas condiciones de vida; es un tumor que se da en ciertas áreas de Santiago, donde hay pobreza y el cual ha ido bajando en cuanto a la cantidad que nosotros veíamos inicialmente.

Esa baja del tumor venéreo se da por las mejores condiciones de vida y el tratamiento que se le está aplicando a los perros con cáncer, lo cual es algo mucho más común al igual que el diagnóstico. Nosotros, en mi laboratorio, estamos viendo alrededor de 3000 casos al año, de los cuales la mayoría, lo más probable, es que vayan a tratamiento y dónde, por ejemplo, el tumor venéreo transmisible responde muy bien a la quimioterapia – tumor que ha ido bajando su presentación y trasmisión, es decir, que un perro se lo pegue a otro. Es algo que va a tender a desaparecer por las mejores condiciones de vida y los tratamientos-“.

-Hablando de los tratamientos, ¿a cuáles una persona común y corriente puede optar, si el perro tiene cáncer?

“Por una cosa de disponibilidad de recursos, los tratamientos más frecuentes son la cirugía y la quimioterapia. Esto, porque a pesar de que los tumores son muy parecidos en su mayoría a los del hombre y responden de manera muy similar a los del hombre, el tema es que, por ejemplo, opciones como la radioterapia -que es un buen tratamiento para algunos tumores como los óseos, al ser un tratamiento muy localizado-, en los perros se hace poco: lo anterior porque para hacer radiación del tipo que se hace del tratamiento oncológico, hay que anestesiarlo y es complicado hacerlo por un período largo para poder hacerle radiación al perro que no está bien de salud y eso limita un poco el uso de la radioterapia. Por lo anterior, los veterinarios no han optado por eso y el enfoque de los tratamientos va más por la parte quirúrgica, quimioterapia, la  inmunoterapia y la crioterapia -tratamiento por congelación, que se da en el caso de los tumores de piel-.

Los tratamientos más recurridos son la cirugía y la quimioterapia”.

-Uno de los factores que generalmente se produce como productor del cáncer tiene que ver con la alimentación, asociada a los pellets. ¿Qué nos puede decir al respecto?. 

“Es difícil determinar exactamente cuál es el rol de ciertos animales, cuando no tenemos, especialmente en medicina veterinaria, los datos epidemiológicos de las asociaciones de representaciones de cánceres – algo que en el humano se ha desarrollado mucho mejor,donde existen sistemas que recogen toda la información de los cánceres en el hombre y por lo cual se pueden hacer asociaciones con regiones, exposiciones de elementos, etc-. En el caso de los perros, lamentablemente, no existe un registro nacional de los casos de cánceres y no se pueden hacer asociaciones por el tema.

Pero, como en todos los temas, siempre va a existir la posibilidad de que hayan factores en los alimentos que afecten al animal y potencialmente pueda producir cáncer en el perro. O sea, si nosotros hacemos el experimento de inducir cáncer, prácticamente podemos inducir cáncer con cualquier cosa, el factor tiene que estar en exceso y en ciertas condiciones con lo cual pueda producir el cáncer.

Seguramente pueda haber una asociación entre el cáncer y algún elemento que esté en los alimentos, como toxinas bacterianas u hongos, además de la mala manipulación y conservación de los alimentos. Esto puede inducir a que se puedan producir ciertos elementos químicos por la conservación de los alimentos, o sea, por ciertas condiciones hay ingredientes del alimento que pueden comenzar a degradarse y producir algunos metabolitos o elementos secundarios que en exceso pueden producir cáncer.

La mala manipulación en muchos casos es el problema, porque los alimentos hoy en día, especialmente en los perros, es una industria que está súper desarrollada y ha trabajado en torno a producir alimentos que, en el fondo, cumplan mejor con las necesidades del perro y disminuyan los riesgos de muchas cosas. Ha mejorado mucho la calidad de vida del perro, los canes viven mucho más tiempo a causa de lo anterior y a su vez tienen enfermedades asociadas al tipo de alimentación: como son el caso de las enfermedades periodontales y orales, donde los alimentos tienden a favorecer ese tipo de situaciones y también los protege de otras. Si yo estoy hablando de un alimento de buena calidad, bien conservado y mantenido no va a ser el alimento un peligro, el tema es ¿cómo manejo yo ese alimento y qué calidad tiene? – la calidad está asociada a los problemas que pueden surgir por el envejecimiento de sus componentes, como es el caso de la grasa que se puede ir alterando y produciendo elementos que pueden ser metabolitos cancerígenos-.

La calidad y mantención del alimento es vital, en definitiva, para prevenir problemas en el alimento que repercuten en el animal. Pero, el alimento en sí, en base a cómo está formulado, no debería producir problemas”.

Producción: Claudia Villegas, Claudia Bastías y Osvaldo Durán C.

About the author

Luis Felipe Caneo

Luis Felipe Caneo