Otros Zona de Opinión

#OPINION Necesitamos un movimiento por la reconversión de los zoológicos en Chile

EPA news
Written by EPA news

*La siguiente columna fue redactada por el Colectivo Cardumen, agrupación ciudadana y social nacida de base estudiantil que busca en su actuar trabajar las distintas demandas emanadas de los diversos actores sociales y entre los cuales están los animalistas. La agrupación fue fundada el pasado mes de Diciembre en Santiago. 

Desde el año 2015 el grupo barcelonés por los derechos de los animales ha trabajado en una propuesta para solucionar el problema de los zoos. Ese trabajo ha llegado a nosotros gracias al documento titulado “Por qué Zoo XXI”. Fue un agrado leer una propuesta respecto al problema de los zoológicos, que fuera mucho más concreta que lo que nosotros nos habíamos planteado.
En su momento fuimos activos luchadores por el cierre del Zoo Metropolitano , pero con el paso del tiempo notamos la debilidad de nuestras propuestas y el desgaste de los métodos que habíamos utilizado, por lo que la propuesta zoo xxi apareció en el momento preciso que discutíamos qué hacer con el problema de los zoológicos en Chile.
Nos equivocábamos cuando planteamos el cierre del zoológico, pues en esa exigencia quedaban fuera un montón de consideraciones de mucha relevancia, como por ejemplo:  ¿qué sucedería con los animales después del cierre?, ¿ qué sucedería con los cientos de personas que trabajan en estos espacios y que tienen que mantener a sus familias, además de tampoco considerar el potencial de estos recintos tanto para la labor educativa como para la protección de la fauna?.
En otras palabras nos dimos cuenta que era necesario replantearse el problema de los zoológicos sobre otro paradigma. Tenemos que dejar atrás esa manera de exigir cosas en negativo y pasar a hacer propuestas en positivo, que moralicen y sean capaces de convertirse en bandera de lucha. Propuestas que tengan en consideración el rol de los distintos actores involucrados y con objetivos claros, además de propuestas concretas. En este sentido el “Cierre del Zoo” queda fuera y se abre paso la consigna de “reconversión” como la propuesta más viable tanto por su potencial aplicabilidad como por la posibilidad de levantar un movimiento a su entorno.
La reconversión de los zoos, así como lo plantea la plataforma ZOO XXI, consiste en dejar atrás la lógica centrada en la exhibición (propia del siglo XX) y pasar a una de protección y conservación, donde se vincule esa labor a la generación de conocimiento y a la preservación de los ecosistemas. Pasar de tener jaulas con animales foráneos y hacinados, a tener centros de rehabilitación de fauna silvestre en general y exótica en particular, dejando atrás la lógica del zoológico y pasando a una de Centro de Protección y Conservación de la Fauna, donde los animales, en lo posible, están de paso, recuperándose para volver a la vida salvaje o para ser llevados a santuarios.
Por otra parte los zoológicos no dejan de ser lugares poco entretenidos, quizás puede ser grato para los que gustan de ver estatuas aburridas que comen y respiran para morir en un cautiverio eterno, pero los amantes de la naturaleza cómo podrían tolerarlo, si hasta la gente común y corriente, que no tiene porque ser amante de la naturaleza, recorre el zoológico en menos de dos horas y se queda solo con la gratitud de haber visto los animales, mas no de haber aprendido mucho de ellos. ¡Por  eso hay que dejar de creer que tener animales enjaulados para su exhibición puede ser educativo!, solo el hecho de no ver todos los días un elefante hace que sea vistoso, porque aún así queda clarísimo que no es entretenido ni chistoso ser espectador de la vida de uno en cautiverio.
Nos plegamos a la idea de ZOO XXI de que junto a los ex zoológicos, es decir, que junto a los nuevos Centros de Protección de la Fauna, hayan espacios habilitados para la labor educativa y expositiva dirigida a visitantes, donde los profesionales y colaboradores de los centros estén a cargo de enseñarnos cómo se comportan los animales en su vida salvaje y lo importante de cuidarlos a ellos y a sus ecosistemas. Todo  esto montado en un recinto estilo planetario que con tecnología de punta enriquezca la experiencia educativa.
Educacionalmente la labor de estos centros debería estar vinculada directamente a todo el sistema educativo, siendo además de centro de protección, un espacio para la capacitación e instrucción en distintos grados, y por lo tanto trabajando en vinculación con universidades y establecimientos de educación superior en general, además de los formación preescolar, básica y media. Y teniendo más trabajo junto al mundo científico y académico para el cultivo de sus conocimientos asociados.
Hay que dejar  de tener zoológicos que promueven el especismo y pasar a tener centros de protección de la fauna que promuevan el cuidado del medio ambiente y de sus riquezas, es un objetivo grande pero no imposible. Así mismo no basta solo cambiar los zoológicos sino que es necesario que en el sistema educativo se institucionalice una perspectiva que promueva la protección de los animales y los ecosistemas.
La reconversión de los zoos debe impactar sobre los paradigmas sociales y disputar los nichos de reproducción de la sociedad, debemos hacer de los futuros Centros de Protección de la Fauna y de su impacto en el sistema educativo la punta de lanza del progreso de la sociedad hacia armonía con su entorno. Esto queda planteado sobre todo dentro de los límites para pensar los enfoques pedagógicos y curriculares que debemos elaborar para darle consistencia a una propuesta de esta envergadura.
Al considerar que los Centros de Protección deberían estar vinculados directamente con la labor educativa, principalmente por su lugar estratégico en la generación de conocimiento, huelga decir que lo más lógico sería que estos estuvieran bajo la administración del Ministerio de Educación, algo que parece alocado de pensar, pero que no por eso deja de estar acertado dentro de los márgenes de esta propuesta.
Algunos podrán objetarnos que poner los zoológicos bajo la administración del MINEDUC la verdad no cambia mucho las cosas, si bien puede establecer un relación más directa entre los Centros y el sistema educativo en general, nada asegura que la burocracia no lo termine entorpeciendo todo:  observación que es correcta, pero que nosotros rebatiremos aclarando que dentro de los márgenes (aún) utópicos de esta propuesta.  Poner los Centros bajo la administración del MINEDUC pone sobre la mesa la necesidad de una reforma de este ministerio y consecuentemente un cambio similar en la institucionalidad del Estado chileno. ¿Qué tendría que suceder para que ocurra algo que modifique la institucionalidad del Estado chileno? o tomando la cuestión por otro flanco: ¿Qué tan viable es una propuesta de reconversión que busque llegar así de lejos en la modificación de la institucionalidad y qué elementos hay que tener en cuenta para ello?.
Este es el nivel más general del problema de la reconversión en Chile, se vincula directamente con las soluciones que se deben encontrar a nivel estatal, es decir, el nivel del problema pensado como política pública, y por ende implica el rol que pueden cumplir los distintos actores sociales, por lo que a la suma se pliegan conceptos como la relación de fuerzas entre los poderes que han de enfrentarse, o profundidad de los discursos y claridad de las propuestas, estructuraciones tácticas y acomodos estratégicos, etc. Este nivel general está atravesado por muchos problemas y muchos elementos intervienen en su caracterización, por lo que es tema a abordar en otro momento.
Más acotado en la realidad, se ubica la intervención que queremos llevar acabo en el Zoológico Metropolitano. Reconvertir el Zoológico Metropolitano lo consideramos un paso estratégico para avanzar hacia una sociedad sin explotación ni opresión animal y en armonía con la naturaleza. Además como ya lo hemos esbozado más arriba, por su potencial convocatoria posibilita hacer del animalismo un movimiento mucho más combativo, influyente y orgánico en la sociedad.
Para estos objetivos se hace urgente la unidad de los distintos actores sociales que puedan verse involucrados o convocados a ser parte.Desde el animalismo debemos ser capaces de dialogar nuestras luchas y necesidades con las de los otros movimientos para ir uniendo banderas y consecuentemente hacernos más fuertes.
Para el objetivo de reconvertir el zoo metropolitano queremos proponer la conformación de un comité por la reconversión, donde se agrupen estudiantes de distintas áreas, profesores, científicos, pobladores, animalistas, etc. y que se proponga tres objetivos: 1) conquistar la reconversión en el zoo metropolitano, 2) conquistar las cuotas de participación civil en la administración del Centro, y 3) levantar un movimiento por la reconversión del zoos a nivel nacional e internacional.
Creemos que los objetivos de esta coordinadora deberían ser estos y en este orden, pues lo primero debe ser solucionar la situación por la que están pasando actualmente los animales reclusos en el zoo, ese debe ser la mínima para considerar algún grado de triunfo, esto no es otra cosa que la reconversión plena del Metropolitano en un Centro de Protección, que modernice su oferta para los visitantes y que centre su labor en la producción de conocimiento y de conservación, este es el mínimo al que debemos hacer aspirar con este movimiento.
Algo interesante de la propuesta ZOO XXI es que considera la participación de la sociedad civil en la administración de los recintos reconvertidos, la participación se concentraría en un comité ciudadano que debe tener funciones específicas definidas. Creemos que conquistar un espacio de este tipo debe ser la segunda prioridad del Comité por la Reconversión, pues sería un espacio que podríamos aprovechar para impulsar y fortalecer el movimiento por la reconversión y para impulsar otras propuestas, es decir, como un espacio a conquistar en pro de las luchas futuras que tenga que librar el animalismo.
En tercer lugar debemos aprovechar el comité y el movimiento por la reconversión para fortalecer el animalismo y sus propuestas. y esto es algo que debe ser evaluado incluso más allá del triunfo o fracaso de los dos puntos anteriores, suceda lo que suceda, debemos buscar que las propuestas animalistas se fortalezcan.
Levantar la coordinadora requerirá buscar apoyo y lo más obvio es partir desde donde estas ideas puedan adquirir fuerzas más rápidamente, según nosotros este lugar es junto al movimiento estudiantil y por eso queremos hacerles llegar esta propuesta especialmente para que la consideren como un elemento que fortalezca la propuesta educativa que Chile necesita y que los estudiantes están convocados a elaborar. En este camino esperamos que al menos se sumen los estudiantes animalistas y por qué no aquellos de las carreras vinculadas a este asunto, aunque obviamente debemos aprovechar cada oportunidad para aproximar nuestras luchas. Paralelo a la inserción en el estudiantado es urgente tener relaciones próximas con los trabajadores de los recintos, haciéndoles llegar las propuestas e invitándolos a que se sumen a la idea de reconversión.
Con la coordinadora en pie y sobre los acuerdos correspondientes deberíamos buscar nuestra primera aproximación a las autoridades para hacerles llegar las propuestas y, según su disposición al cambio, deberíamos evaluar qué hacer. Si aceptaran trabajar por la reconversión deberíamos pedirles que se establezca una mesa de trabajo que se encargue de llevar adelante el proceso. En aquella mesa deberíamos jugárnosla porque queden asegurados los dos objetivos. De no conseguirlo habría que evaluar el descrédito de las autoridades, el quiebre de la mesa y la reformulación de los métodos.
Si las autoridades no se abren al cambio debemos estar preparados para poder impulsar una ofensiva que ponga la relación de fuerzas a nuestro favor y que nos permita conquistar sí o sí la reconversión. en estas circunstancias habrá que explotar métodos como marchas, funas, mitines, etc. pero estos métodos tienen relevancia dentro de ciertas circunstancias que hay que saber diferenciar para no caer en errores como nos sucedió en la campaña que otrora apelara por el cierre del zoológico. Para tener la posibilidad de realizar en aquellas circunstancias la ofensiva necesaria es necesario desde ya preparar a la base social que debe llenar aquellas manifestaciones. Eso significa en especial tener una relación estrecha con las bases del movimiento, lo que se produce sobretodo por el buen flujo de información, por lo mismo desde ya debemos pensar cómo es que la táctica para la reconversión llegará a ser discutida al menos en las asambleas estudiantiles de las carreras involucradas para así poder ser impulsada en organismos como federaciones y confederaciones, y en sindicatos, en especial de los recintos que queremos reconvertir. Desde nuestro punto de vista el triunfo de este proyecto radica en qué tanta convocatoria y compromiso logremos, en qué tantos logros positivos se consigan para los animales en cautiverio y para los que viven amenazados, y en qué tanto poder organizativo y de lucha conquisten los actores sociales involucrados.
Los animalistas debemos considerar esta lucha como una batalla estratégica para conquistar un mundo sin especismo, pues al ser una problemática que pueden llegar a vincular tantos actores y de tal relevancia, da la posibilidad de hacer llegar nuestras posturas sobre las relaciones interespecies hacia más sectores de la población y dialogar con ellos las perspectivas de la liberación de los animales en su relación con todos los otros problemas que nos afectan como sociedad, y buscar unir nuestras diferentes luchas en un proyecto que vaya a por cambiarlo todo, sin miedo a “pasarse de la raya”.
Además de ser una oportunidad de diálogo con amplios sectores, es la posibilidad de conquistar espacios institucionales desde los cuales plantear las posturas del animalismo, ¿y qué tal si el zoo metropolitano es el primero en reconvertirse en Chile y marca el camino para los demás?, ¿y qué tal si el Comité por la reconversión asume las funciones como Comité Ciudadano del zoo y desde ese espacio promovemos ideas como la necesidad de más reservas en Chile para la fauna exótica, o para impulsar tal o cual idea de educación para la empatía con los animales, o incluso para impulsar el paso del Centro a MINEDUC? esa sería una cuota de poder que sería irresponsable desperdiciar.
Hace un tiempo la directora del metropolitano afirmó que el zoológico estaba en proceso de reconversión del recinto, pero para ella eso no es otra cosa que la modernización del espectáculo: si antes se podían ver los animales entre rejas y barrotes, ahora su reconversión ofrecerá al consumidor al posibilidad límpida y segura de verlos a través de un vidrio recubierto. Nosotros rechazamos está reconversión mercantil que mantiene la lógica de exhibiciones y cautiverio.
Por último, creemos que este tipo de reconversión, tecnológica y centrada en el valor pedagógico y de protección, debe ser modelo para la reconversión de los distintos recintos destinados a la exhibición de animales. Por lo mismo no queremos dejar de vincular esta lucha a la por la liberación de la loba marina Sasha, la única sobreviviente de seis hermanos que fueron rescatados por Sernapesca y que luego fueron vendidos al centro de espectáculos acuáticos Mampato.
Antes de retomar la lucha por la liberación de Sasha es necesario contar con un recinto que la reciba después de su liberación. Para estos objetivos tenemos en mente el centro de rescate de fauna marina de San Antonio donde esperamos que reciban no solo la petición de recibir a Sasha, sino también de reconvertirse en Centro de Protección.

 

About the author

EPA news

EPA news