Mirada Nacional

Rechazo provoca proyecto de ley que pretende declarar las jineteadas como deporte nacional

Luis Felipe Caneo

Molestia y rechazo ha provocado la presentación del proyecto de ley que tiene como fin declarar a las jineteadas como un deporte nacional  , el cual fue aprobado  recientemente por la Comisión de Deportes y Recreación de la Cámara de Diputados, en las agrupaciones de protección animal. Cabe señalar que el proyecto fue presentado por una moción firmada por los parlamentarios Alejandra Sepúlveda , Gabriel Boric, Fidel Espinoza, Iván Flores, Iván Fuentes, Rodrigo González, Javier Macaya, Juan Morano, Sergio Ojeda y David Sandoval.

La aprobación de la iniciativa parlamentaria apunta, de acuerdo a sus gestores, a relevar y dar impulso a esta actividad tradicional de la Patagonia Chilena. Bajo este sentido, el diputado de la Región de Aysén, Iván Fuentes, señaló: “Por supuesto que estamos contentos por el hecho que podamos tener declarado como deporte las jineteadas, que tiene que ver con las raíces, la cultura, con la forma de vida de la Patagonia. En el buen entendido, este no es un país cuadrado, por tanto, los deportes que son de carácter nacional como el rodeo, tal vez no tengan tanta influencia para algún rincón de nuestro país. Tenemos particularidades que fueron reconocidas hoy por los diputados y por el Ejecutivo”,indicó el parlamentario.

La presentación de este proyecto de ley provocó el rechazo de diversas agrupaciones pro animal, al considerar que la iniciativa releva una actividad donde se hace presente el maltrato animal. Los animales participantes en las jineteadas deben sufrir maltrato mediante el  tironeo  de las riendas y el freno que les rompe las comisuras de la boca,  a esto debemos sumar golpes con la fusta y presión de las espuelas clavadas en el animal.

Anne Schürch, miembro de Doma Racional, se mostró contraria a la iniciativa legal pues, a su juicio, las jinetadas no representan una actividad educacional.  “Esta práctica muestra que los caballos son salvajes y descontrolados al minuto de ser domados, cosa que dista mucho de la verdad.  Si saltan y corcovean como lo hacen es porque  técnicamente desean deshacerse de lo que llevan encima , ciegos por el miedo que el domador ha provocado en ellos durante todo el tiempo que lo ha ‘cuidado’. Pues a punta de miedos se les enseña a corcovear”, comentó Schurch y luego agregó: “sólo verlos a los ojos cuando están amarrados al Palenque, previo a la competencia, me convence  que el miedo que sienten es inimaginable. Las jineteadas son sólo la puerta del camino de maltratos que recorren los caballos cuando son domados.  Muchos participan en esta actividad sin saber realmente de lo que hablan. Deberían vivir en la piel de uno de estos animales durante un tiempo para darse cuenta de lo que ocurre tras bambalinas”, concluyó  Anne.

About the author

Luis Felipe Caneo

Luis Felipe Caneo