Otros Salud

Las claves para comprender la enfermedad de la rabia en los animales

La rabia es una de las zoonosis más mortíferas en el mundo. Cada año, causa la muerte de alrededor de 70.000 personas, en su mayoría niños, en los países en desarrollo.

La rabia está presente en todos los continentes, excepto en la Antártida, pero más del 95% de las muertes humanas se registran en Asia y África. Una vez que aparecen los síntomas, la enfermedad es casi siempre mortal.

Esta gran incidencia de los casos de rabia en seres humanos en el mundo se deben a mordeduras de perros infectados. A diferencia de otras enfermedades, disponemos de todas las herramientas necesarias para erradicarla.

 La limpieza de la herida y la inmunización en las horas siguientes al contacto con un animal presuntamente rabioso pueden evitar la aparición de la enfermedad y la muerte.

 En Chile por el “Programa Nacional de Prevención de Rabia en el Hombre y los Animales”, ejecutado en forma sistemática desde 1960, se alcanzó logros significativos en el control de esta enfermedad, permitiendo a nuestro país declararse libre de la circulación de variantes canina de virus rábico, ante organismos referentes internacionales de salud humana y animal (OMS y OIE) el año 2010.

 Si bien estamos libres de la variante canina, Chile presenta rabia silvestre endémica en murciélago insectívoro en todo el país, de acuerdo a esta situación epidemiológica existe la posibilidad de ocurrencia en forma aislada y esporádica de casos en especies domésticas de interés (perros y gatos), incluso en humanos, producidos por variantes de virus rábico de murciélagos.

En Chile, se usa vacuna antirrábica de cultivos celulares, en personas y animales. La única diferencia entre ambas vacunas radica en la mayor cantidad de procesos de purificación de la vacuna humana, para minimizar pirógenos y contaminantes con el fin de prevenir reacciones adversas.

La vacunación antirrábica por ley en Chile debe ser puesta en el cachorro a partir de los dos meses de edad, con un refuerzo al año. Esta vacunación debe ser realizada por un Médico Veterinario, el cual extenderá un certificado que avalará que su mascota presenta la inmunización contra este virus, la que tiene validez de un año, por lo que anualmente debe ser vacunado tanto contra la rabia, como con su vacuna anual de óctuple o séxtuple según lo indique su Veterinario.

Colaboración: Orielle Jara, médico veterinario.

About the author

Fernanda Salmeron