Comportamiento Animal Gatos

#GATOS Las claves para entender el estrés en los gatos

Luis Felipe Caneo

Al igual que en el caso de nosotros los seres humanos, los gatos también pueden sufrir estrés y el cual, de acuerdo a los especialistas, tiene causas diversas.

El estrés en los gatos, por una parte,  se encuentra ligado a la adaptación a una situación nueva que deba afrontar el animal como una mudanza, la llegada de un bebé, la llegada de un nuevo animal o por llevarse mal con un miembro del grupo familiar. Asimismo, enfermedad, obesidad, parásitos, intervenciones quirúrgicas o viajes prolongados pueden ser otras de las causas.

A diferencia de los humanos, el gato no demostrará su estado emocional mediante alguna expresión facial o del lenguaje sino a través de actitudes que detectándolas a tiempo podremos actuar adecuadamente. Los principales signos son  los siguientes: constante  agitación,  gran dilatación pupilar, posición enroscada, pérdida de pelo, higiene excesiva (dermatitis sicogénica), marcación de territorio dentro de la casa y deposiciones urinarias o de materia fecal y agresividad.

El desgano e indiferencia ante la vida es otra de las formas elegidas por los gatos para mostrarnos su estado emocional de ese momento. Deja de limpiarse, pierde interés en la comida y son capaces de permanecer quietos una gran cantidad de tiempo. El anterior tipo de comportamiento, aclaran los entendidos, se ha presentado en pocos ejemplares.

¿Cómo poder ayudar a mi gato?

El primer paso es llevar al gato a un médico veterinario, ojala con conocimientos en etología felina, con el fin de que evalué el estado de salud del felino y determine si el estrés detectado se debe a una razón clínica o es a causa de algún problema externo del entorno donde reside el animal.

Si la razón del estrés es lo segundo, debemos preocuparnos de disminuir los efectos del factor originante de ese estado emocional. Por ejemplo, si nos cambiamos de casa, tratar de armar un rincón que le recuerde el hogar anterior o si muchas personas lo alteran, tratar de aislarlo cuando vayan visitas al hogar. O si se altera dado a la presencia de muchos animales en la casa, debemos procurar que cada uno de ellos cuente con su propio espacio.

La clave está, aseguran los especialistas, en saber que los gatos son seres sensibles por naturaleza y, en consecuencia,  se debe tener un ambiente tranquilo. Muchas veces el estrés en felinos es a causa del carácter y modo de actuar de su dueño, en dichas ocasiones se debe cambiar nuestra propia actitud frente a la vida.

Al final de cuentas, tener un gato como parte de nuestros animales no sólo es preocuparnos de darle comida sino, también, de su estado emocional y anímico. Una preocupación que será recompensada con mucho cariño y ronroneo de parte del felino.

About the author

Luis Felipe Caneo

Luis Felipe Caneo